Copyright/Diseños/Marcas/Negocio

Rihanna vs Topshop: Cultura libre


Rihanna protagoniza un nuevo caso de infracción de derechos de imagen al enfrentarse con la cadena británica Topshop por la venta no autorizada de una camiseta con su imagen. La cantante pide 3 millones de libras como indemnización.

Fuente: The Huffington Post

Fuente: The Huffington Post

Nadie duda del poder de venta de la imagen de las celebrities en todo tipo de prendas de vestir y merchandinsing, y Rihanna no ha sido una excepción. Prueba de ello es que la camiseta objeto del litigio se agotó rápidamente en los establecimientos de la cadena británica, donde no tardaron en colgar el cartel de “Out of Stock”:

Fuente: The Huffington post

Fuente: The Huffington post

Según el Daily Mail, la cantante habría intentado sin éxito conseguir un acuerdo con Topshop para evitar la demanda. De hecho, el diario británico hace referencia a la “desagradable” respuesta que, supuestamente, Topshop habría dado a la cantante: “Hacemos lo que nos da la gana”.

Lo más curioso es que, dejando los modales a un lado, la respuesta de Topshop tiene sentido, al menos en el Reino Unido. ¿Por qué? Porque tradicionalmente, los tribunales británicos no han reconocido el derecho a la propia imagen de las celebrities.

¿Tiene Rihanna alguna posibilidad? No hemos tenido acceso al texto de la demanda interpuesta pero es posible que haya algo que hacer a través de la denominada doctrina del passing off, más parecida a la competencia desleal que a la protección del derecho a la propia imagen.

En Irvine vs. TalkSport los tribunales británicos consideraron que el uso no autorizado de la imagen del piloto de carreras Eddie Irvine en un anuncio de la cadena de radio TalkSport era un caso claro de false endorsement, es decir, una afirmación engañosa de que el piloto estaba patrocinado por la emisora, concediéndole una indemnización de 25.000 libras.

Fuente: TalkSports

Fuente: TalkSports

El precedente establecido en Irvine vs. TalkSports exige el cumplimiento de dos requisitos que deben cumplirse para entablar con éxito la acción de passing off. Primero, Rihanna debe demostrar que cuenta con una reputación (goodwill) considerable en el Reino Unido, lo que no debería resultarle muy difícil. En segundo lugar, la cantante debe demostrar que una porción significativa del mercado al que se dirigen las camisetas asumirá que la cantante las está avalando o recomendando, o que en cierto modo las camisetas han sido aprobadas por ella.

Este segundo requisito es el más problemático. El de Rihanna no es un caso de false endorsement (no promociona Topshop) sino de merchandising (decora sus camisetas). Hasta ahora, nadie lo ha conseguido en el Reino Unido ¿Será Rihanna la primera en hacerlo? Estaremos pendientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s