Negocio

La batalla del chaise longue: infracción de diseño comunitario


La firma italiana Polo Group ha ganado la demanda interpuesta por la copia de su famoso modelo de sofá chaise longue “Giunone”. La Sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante, actuando como Tribunal de Diseño Comunitario, es muy clara a la hora de fijar los principios aplicables en materia de infracción de diseño comunitario.

Modern_chaise_longue

El diseño industrial siempre ha sido el hermano pobre de la propiedad industrial. Por un lado, se critica la falta de fiabilidad del registro, ya que la inexistencia de un examen de fondo sobre los requisitos de “novedad” y “carácter singular” necesarios para su protección implica que nuestro diseño puede ser anulado con posterioridad al registro. Por ejemplo, un tercero podría demostrar que nuestro diseño se parece a un diseño anterior que no conocíamos y, de este modo, acabar con su novedad o carácter singular. Por otro lado, son pocos los que confían en su registro como vía para proteger el diseño, entendiendo que sólo nos protege contra las imitaciones prácticamente idénticas de nuestros diseños (algo que rara vez sucede).

Sin embargo, las últimas decisiones del Tribunal de Marca Comunitaria de Alicante (como el Caso Torrente 4), parecen apostar por lo contrario y prueba de ello es la Sentencia de 22 de febrero de 2013 de la Audiencia Provincial de Alicante. Polo Group SRL demandó a Tapicerías Hnos Salceda SL y HS Confort 99 SL por infracción de su modelo de Chaise Longue Guinone, protegido como diseño comunitario 1680232-0014:

Diseño Comunitario Registrado 1680232-0014

Diseño Comunitario Registrado 1680232-0014

A continuación, el modelo Bristol, fabricado y comercializado por Tapicerías Hnos Salceda SL y HS Confort 99 SL:

Sofa Bristol

Sofa Bristol

La sentencia es interesante por su claridad a la hora de aplicar el Reglamento de Diseño Comunitario y su entendimiento de la finalidad del mismo, clarificando los conceptos y principios que deben regir la protección del diseño industrial.

Resulta especialmente interesante su definición de “usuario informado“, es decir, la perspectiva que adopta el juez para valorar si se ha producido una infracción:

Se invocan como elementos de comparación de muebles de descanso cuya impresión de conjunto es distinta a las del modelo de la actora, que no pueden pasar desapercibidas para un usuario informado, que en el caso que nos ocupa se considera que es aquél que compra estos muebles para instalarlos en su vivienda y que está al corriente de lo que ofrece el mercado, de las tendencias de la moda y de las características básicas del producto, y que por consulta de revistas de diseño y decoración, por visitas de comercios del ramo o por consultas en Internet, ha tenido ocasión de ver y comparar modelos de sofás, sin que deba ser experta en diseño industrial, como lo sería una interiorista.

Por otro lado, el juez tiene muy en cuenta una característica esencial del diseño industrial que suele pasar inadvertida. No se están protegiendo los elementos que configuran el diseño, sino el diseño como un todo. De este modo, es posible que la combinación de elementos que no son nuevos, nos permita obtener un diseño que, considerado en su conjunto, cuente con las características de novedad y carácter singular necesarias para su protección:

La única compartiva realizada por las demandadas se efectúa sobre elementos concretos (remates de reposabrazos y visión de dos franjas laterales de respaldo), que no es procedente, ya que lo determinante es la visión general y sintética, no si alguno de esos elementos estaban ya aisladamente en otros sofás previamente al modelo Giunone.

Por último, resulta igualmente interesante el razonamiento del juez a la hora de valorar la libertad creativa del diseñador:

Cuanto menor sea el grado de libertad del autor al desarrollar un dibujo o modelo, mayor será la posibilidad de que las diferencias secundarias que existan entre los dibujos y modelos comparados causen una impresión general distinta en los usuarios informados. De este modo, un amplio grado de libertad del autor al desarrollar un dibujo o modelo apoya la conclusión de que los dibujos o modelos comparados entre los que no existan diferencias significativas causan la misma impresión general en los usuarios informados.

La sentencia sigue las pautas marcadas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en materia de diseño industrial y, por ello, resulta muy relevante para unificar la doctrina del Tribunal de Marca Comunitaria de Alicante y proporcionar un marco jurídico más previsible y seguro para la protección del diseño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s